Mascotas

foto-mascotas2.jpg

Un perro limpio y bien peinado es más feliz, saludable y tiene un mejor aspecto. El peinado estimula los aceites naturales en la piel, los cuales hacen que el pelaje brille. El cepillado regular retira el pelo muerto y la suciedad, ayudando a prevenir los problemas en la piel, como también permite el control de pulgas y garrapatas. Además, el aseo tiene una importancia psicológica, puesto que al hacerlo, demostramos preocupación, cariño y afecto por nuestras mascotas.

Normas regulares de cuidado

Todos los perros requieren de un tratamiento de peluquería regular. Los perros de pelaje suave se benefician con un tratamiento de peluquería profundo cada 2 semanas. Los perros de pelaje más grueso pueden requerir de un tratamiento de peluquería más frecuente. Cuando se tienen muchos perros, el propietario puede realizar todo el tratamiento de peluquería en casa. También puede ser de utilidad realizar visitas ocasionales a un peluquero de perros profesional para el recorte de uñas, corte, depilado o recorte.
Lo mejor es establecer una rutina de peluquería desde la llegada de su cachorro. Esta rutina debe incluir cepillado, peinado, limpieza de ojos, orejas y corte de uñas. Mientras más pronto se establezca esta rutina, más fácil será enseñar a su cachorro para que acepte y se comporte bien durante el proceso.

 

 

Pasos para un buen tratamiento de peluquería

  1. El primer paso es escoger un área específica para realizarlo, lejos del ruido y de las distracciones. Necesitará una superficie firme, preferentemente a la altura de la cintura. Una mesa sólida es ideal, pero también puede adquirir una mesa de peluquería canina en su tienda de mascotas. Si la superficie de la mesa es resbaladiza, una cubierta de goma ayudará al perro a tener una mejor posición. Cualquiera sea el lugar que escoja, trate de utilizar esa área especial cada vez que cepille a su perro, le limpie orejas y ojos, o recorte sus uñas, así establece un hábito con su mascota.
  2. Haga que las primeras sesiones de peluquería sean breves, en especial en el caso de cachorros pequeños. Comience con varios periodos de 10 a 15 minutos. Sea cariñoso, pero firme, para que su cachorro aprenda luego a mantenerse tranquilo cuando se le está realizando el tratamiento. A medida que su cachorro crece se puede extender los periodos de peluquería. A la mayoría de los perros les encanta ser cepillados y esperan ansiosos el momento de tener la atención total de su amo.
  3. La sesión de peluquería es un buen momento para revisar que su perro no presente potenciales problemas de salud. Examine la piel y el pelaje y verifique que no haya erosiones, manchones sin pelo, áreas escamadas o costras. Verifique la presencia de parásitos como pulgas, garrapatas, piojos y sarna. Pase su mano por el cuerpo del perro para revisar la condición corporal, sensibilidad o inflamación anormal.
  4. Existen seis tipos distintos de pelaje, cada uno exige un tipo distinto de herramientas de peluquería y distintos procedimientos de peluquería. Su criador, un peluquero canino profesional o un vendedor de mascotas pueden ayudarlo a seleccionar las mejores herramientas para su mascota.

El tratamiento de peluquería es mucho más que el cepillado

La limpieza de ojos y orejas de su cachorro debería formar parte de la rutina normal de peluquería. Revise los ángulos de los ojos diariamente para ver si hay secreciones. Una leve secreción es normal y puede ser limpiada con una mota de algodón humedecido con agua tibia. Cualquier anormalidad, dolor o irritación debe ser tratado de inmediato por un veterinario.
Las diferentes razas de perros tienen distintos tipos de orejas y, por lo tanto, distintas necesidades de cuidado. Las razas con orejas blandas, en especial aquellas con excesivo crecimiento de pelo dentro del canal auditivo (por ejemplo, poodles), necesitan de una limpieza regular de las orejas. Las trampas de pelo humedecen el interior de la oreja y esto puede llevar al desarrollo de hongos o a problemas de ácaros en las orejas.
Por eso el depilado del pelo y el uso de productos de tratamiento especiales (disponibles en su veterinario o tienda de mascotas) ayudarán a controlar este problema. Las razas de orejas erguidas requieren, en general, igual cantidad de atención. Una o dos veces al mes, limpie la suciedad y cerumen en la abertura del canal auditivo. Si nota una acumulación excesiva de cerumen, inflamación o mal olor en las orejas, lleve a su perro al veterinario para tratamiento profesional.

Corte de uñas

El corte de uñas debería formar parte de la rutina regular de peluquería de su perro. Es bueno señalar que las uñas crecen en forma continua y si no se cortan se curvan hacia los cojinetes de las patas, haciendo que el caminar del perro sea doloroso. La idea es hacer de esto una rutina desde muy temprana edad, para así acostumbrarlos en la manipulación de sus patas y al corte de sus uñas. El proceso es fácil, si cuenta con el equipo adecuado y conoce el procedimiento apropiado. En la mayoría de las tiendas de mascotas es posible encontrar cortaúñas para perros en distintos tamaños.
Durante el procedimiento hay que tener cuidado de no cortar la médula, que es el área rosada dentro de la uña que contiene los nervios y provee de sangre. Ésta es claramente visible a través de las uñas transparentes, pero es imposible de ver cuando están negras. Si hay algún corte de forma accidental, comenzará a sangrar, provocando dolor al perro; y para evitarlo, corte un poco de cada uña, deteniéndose justo antes de la muesca en la parte inferior de la misma.
En general, las uñas sólo necesitan corte cada dos a cuatro semanas. Es mejor cortar un poco en forma frecuente que esperar a que estén largas. A medida que la uña de un perro crece, la médula también crece. Cuando las uñas han crecido demasiado éstas deben ser cortadas por un veterinario o un peluquero canino profesional

El baño de su perro

Mientras más temprano se acostumbre su perro al baño, más fácil será esta tarea para ustedes. Debe comenzar a bañarlo cuando aún es joven, pequeño y manejable. La frecuencia del baño dependerá de muchos factores tales como, largo y textura de su pelaje, las condiciones climáticas, si desea mostrar su perro, etc. La paciencia y los elogios serán un gran aporte para que esta nueva experiencia sea disfrutada por su cachorro.
Un lavaplatos, un lavadero o una bañera serán buenos lugares para bañar a su perro. Asegúrese de que la bañera tenga un piso de goma o una superficie antideslizante para una buena posición del perro. Tenga a mano todo lo necesario antes de comenzar el baño: una manguera, una ducha o un recipiente plástico para mojar y enjuagar; una esponja o trapo para lavar y limpiar la cara; muchas toallas limpias; champú y acondicionador específicamente formulados para perros.
La piel de un perro es más alcalina que la humana por lo que requiere de un distinto balance de pH. Prepare a su perro para el baño cepillando cuidadosamente su pelaje. Un pequeño enredo puede convertirse en un tejido enorme cuando el pelo está mojado. Haga correr el agua hasta que esté tibia (no caliente), luego moje lentamente el cuerpo de su perro, desde la cola a la cabeza y vierta una pequeña cantidad de shampoo a lo largo del lomo y haga una buena espuma, asegúrese de incluir las piernas, patas y cola. Enjuague completamente, teniendo cuidado de sacar todo el shampoo del pelaje del perro.
El acondicionador debe ser aplicado después del shampoo y es especialmente beneficioso en el caso de pelajes largos o gruesos. Se puede utilizar bálsamo para minimizar los nudos en las razas sedosas. Nuevamente, asegúrese de enjuagar este producto desde el pelaje de su perro. Una vez que la cabeza de su perro esté mojada, éste deseará sacudirla. Por esta razón es mejor dejar el lavado de la cabeza para el final. Asegúrese que no entre shampoo o agua en sus ojos, orejas u hocico. Lave su cabeza con la esponja o trapo de lavar y, de ser posible, utilice sólo una pequeña cantidad de shampoo. Durante el enjuague, levante la cabeza de su perro para que el agua escurra por su lomo, lejos de sus ojos.
Una vez que su perro esté bien enjuagado, retire el exceso de agua y séquelo con una toalla. Para evitar que se enfríe, asegúrese de secarlo bien una vez que haya terminado. Un secador de pelo, utilizado en el nivel tibio, funciona bien, al igual que una caminata en un clima cálido. Si se enfrenta con paciencia y cariño, el baño será una experiencia agradable para usted y para su perro.

Autopista Medellín km 3.5 vía Bogotá - Siberia Centro Empresarial Metropolitano Módulo 2 Bodega 40.
Tels (+57 1) 821 9039. Cota / Cundinamarca / Colombia. © 2018 Anasac Colombia. Todos los derechos reservados.

Buscar